Header Ads

Fatal Fury team | KOF 99

Integrantes:
Terry Bogard | Andy Bogard | Joe Higashi | Mai Shiranui


Cuando me encontré con él de nuevo, él no sintió nada diferente.
Mientras yo estaba entrenando, me tomó un poco de tiempo darme cuenta de que el teléfono estaba sonando.
Cuando me di cuenta de ello, el teléfono debió haber sonado 10 veces, y conseguí tomarlo justo en el momento en que la persona que llamaba estaba a punto de colgar.
Una voz familiar en el otro extremo del receptor me estremeció.
“Hey, gracias por contestar al fin”.
El tono de su voz era tranquilo y calmado, sentí que él estaba sonriendo en el otro extremo, feliz de estar hablando conamigo después de un largo tiempo.
Después de intercambiar una o dos bromas, la persona que llama pronto entró en razón de su llamada, o dicho más claramente, en su usual actitud ruda, pero cuando oí su historia, sentí una sensación de alivio.
“Parece un evento privado este año. Vamos a ser capaces de entrar como un equipo de cuatro. Las otros dos… ¡ya sabes quienes son! Nos vemos en el lugar de siempre, tú sabes cuando. Recuerdas el lugar, ¿verdad? Voy a dejar que las otros me conozcan. Vamos a ganar esta vez, ¿de acuerdo?
Al parecer, la invitación se la habían entregado a él y me llamó enseguida.
Por supuesto no tenía ninguna razón para rechazarlo. No… no desde que he buscado probar los resultados de mi extenuante e implacableme entrenamiento. Salí de Japón de forma inmediata. Había pasado un tiempo desde la última vez que vi a al grupo, por lo que me registré en un hotel de South Town unos días antes del torneo y esperé ansiosamente a que se presentaran.

A la mañana del día señalado.
Ese día fue más caliente de lo habitual y me di cuenta que la cama estaba humedecida porque estaba empapado de sudor cuando desperté.
Cuando pienso en ello, debí haber tenido una terrible premonición.
Me tomó cerca de 30 minutos llegar al lugar del encuentro desde mi habitación.
Revisé las afueras del hotel rápidamente porque quería caminar para tomar un paseo por las antiguas calles de South Town, pues no las había visto en mucho tiempo.
En el momento en que salí del hotel, una voz familiar llamó por mi nombre un par de veces.
Cuando miré hacia atrás lo vi caminar rápidamente hacia mí, vestía una gorra roja familiar, tenía la visera sobre los ojos.
Así que los dos nos dirigimos juntos al lugar de reunión y renuncié a cualquier pensamiento de disfrutar de un agradable paseo por las calles de South Town.
En ese momento no pensé que algo en particular había cambiado en él. Habló en su forma habitual con esa sonrisa ganadora en su rostro, no parecía perjudicado de ninguna manera y se veía claramente su habitual figura fuerte, incluso los tipos con aspecto rudo que pasaban a su lado bajaban la mirada para no meterse en su camino. Sus brazos de acero ondulados con esos músculos y aquel pecho antinatural que incluso el disparo de la más poderosa escopeta rebotaría sin importar que dicha arma pudiera matar a un león de un disparo.
Llegamos a la calle principal de South Town. La ciudad había estado cambiando drásticamente en estos días por lo que había oído, y mis ojos fueron golpeados por la vista de los rascacielos que nunca antes había visto y las calles con tiendas de moda de alta calidad y joyerías.
Era domingo y la gente llenaba las calles de la zona comercial, claramente ajena a cuestiones tales como la “crisis económicas” y “amenaza de guerra”. La gente exhibía la prosperidad traída por la paz.
Mientras contempla a los niños, riendo con alegría mientras acompañaban a sus padres, él murmuró:
“Me pregunto si voy a volver esta vez…”.
Su comentario me impactó.
Cuando vi la desconocida expresión en su cara, diferente a todo lo que había visto hasta ahora, finalmente fui capaz de darme cuenta de la gravedad de la situación.
Sí, ¡era como si fuera a morir!
Al darse cuenta de la expresión de sorpresa en mi rostro, rápidamente cambió el tema a otros asuntos no relacionados, como si tratara de conseguir que me olvidara de lo que acababa de decir.
Yo también traté de buscar algo adecuado que decir, pero sólo podía conseguir mostrar mi incomodidad con un movimiento de cabeza y una risa nerviosa.
Una sensación de miedo nos ahogó y caminamos por un rato en silencio. Traté de no pensar en el triste destino que nos esperaba, pero esa expresión se fundió en mi memoria y no podía sacarla de mi cabeza.
Las voces de dos personas que nos llamaba opacaron nuestro silencio.
Al parecer, por sorpresa para nosotros, ya habíamos llegado al lugar de reunión, pero cuando miré mi reloj descubrí que estábamos 15 minutos tarde.
“Wow, esos tipos son rápidos. Oh, Joe ya está aquí. Si no te dabas prisa, amigo, Mai te rompería la cabeza”.
Lo dijo con una sonrisa y ambos corrieron hacia nosotros.
Efectivamente, Mai parecía un poco molesta, mostrando su habitual gesto ante Andy y yo.
Recordando un poco atrás, cuando pienso en la imagen de él corriendo hacia nosotros, tal vez fue resultado del intempestivo calor de ese día de verano, él se veía muy lejos de mí.





Más historias de KOF 99:



KOF UNIVERSE ES EL PRIMER SITIO EN OFRECER ESTE MATERIAL EN ESPAÑOL.
Si deseas utilizarlo, por favor coloca los créditos correspondientes en tu sitio web.

Todas las historias han sido escritas y traducidas por Emiru en exclusiva para este blog.
KOF UNIVERSE. CREANDO, INNOVANDO.




Con tecnología de Blogger.