Header Ads

Shingo Yabuki | KOF 97

|  Shingo Yabuki  |


Shingo: ¡Te he traído algunos rollos y otras cosas!
Hora del almuerzo en la escuela. Un joven solitario se encuentra en una esquina del patio de la escuela ocultándose de las miradas indiscretas. Shingo toma un poco de pan y corre hacia un chico que está recostado contra un árbol sin hojas.
Shingo: A ver, hoy me dieron el sandwich y un rollo de croqueta.
Chico: ¿Eh? Eh…
Shingo: Te traje uno de esos café latte también. Lo voy a poner aquí, ¿OK?
Chico: Sí, como sea.
Han pasado más de tres meses desde que Shingo le lleva el almuerzo a ese lugar.
Shingo: Bueno, supongo que me va a enseñar a un nuevo movimiento de hoy, ¿verdad?
El muchacho quita el sándwich de su empaque, se pone de pie después de tomar un bocado de tamaño considerable y se mueve a una distancia adecuada del árbol en el que se había estado recostado.
Chico: Está bien, pero sólo voy a hacer esto una vez.
Shingo: Lo tengo…
El chico desata una repentina serie de golpes contra el árbol.
Chico: Oye amigo, ¿¡dónde está su defensa ahora?!
¡Ceeee-rack! El árbol se sacude violentamente. Una inspección cuidadosa revelaría que el árbol fue quemado en ciertas áreas. La razón de la ausencia de hojas en el árbol puede ser atribuida al hecho de que siempre lo utilizan utilizado en lugar de una bolsa de arena.
Shingo: ¡Ah! ¿¡Ese es el movimiento Wicked Chew, eh!?
Chico: Whoa, vaya que lo sabes, Shingo. Realmente has estado estudiando, ¿no es así?
Shingo: ¡Uh, lo vi en la televisión el año pasado! Estoy bastante seguro de que ese fue el movimiento que utilizó para noquear a Kensou en las semifinales, ¡¿no es así?!
Chico: (¿Cómo voy a recordar algo así?)
Shingo: Vamos a ver… primero de esta manera, luego de esa manera… y de esta manera…
Shingo simula los movimientos del chico en la cabeza, tratando de memorizarlos.
Shingo: Pero ayer dijiste que ibas a enseñarme el Rainbow Energy Dynamite Kick, tú sabes, la R.E.D. Kick.
Chico: ¿Yo dije eso?
Shingo: Uh, como sea. ¿Así que este estilo es el movimiento Wild Chew?
Chico: Uh ... Creo que es el estilo número cien… o quince... ¿verdad?
Shingo: No, no. Ese es el Poison Bite que me mostraste antes.
Chico: Ah, sí, es cierto. Entonces debe ser el estilo 114, sí, ese es.
Shingo: ¡Sr. Kusanagi ¿¡Cómo puedes equivocarse así?!
Sus palabras suenan molestas, pero aun así Shingo parece estarlo disfrutando.
Shingo: Vamos a ver… el 114 Wild Chew… sí, ese es.
Como Shingo acostumbra llevar apuntes en su libreta, imita las acciones del movimiento Wild Chew.
Shingo: ¿Es así como lo hace?
Kyo: Sí. Esa es la forma en que lo haces.
Shingo: ¿¡En serio?! ¡Gracias, Sr. Kusanagi! A continuación, las “llamas", ¿eh?
Kyo: Bien, las llamas…
Shingo: Nunca he sido capaz de hacerlo, pero me da la sensación de que si esta vez me concentro un poco más, ¡creo que puedo crear llamas con este movimiento!
Kyo: (Creo que solo imaginarlo es lo mejor para ti).
Shingo: Así que voy a seguir practicando hasta que pueda lanzar llamas como usted, Sr. Kusanagi.
Kyo: OK, creo que sólo podrás hacerlo si sigues practicando. Bueno, me tengo que ir.
Tomando el almuerzo que Shingo le compró, Kyo se dirige de nuevo a la escuela mientras termina de comer aquel sándwich del que había tomado un bocado.
Shingo: ¡Gracias, Sr. Kusanagi!
Shingo hace una profunda reverencia.
Kyo: Tienes buena memoria, pero… ya sabes.
Kyo mueve su mano derecha de mala gana sin mirar hacia atrás y vuelve a la escuela.
Kyo: Nos vemos. ¡Trabajo duro!
Mientras Kyo desaparece camino a la escuela, Shingo comienza la práctica mientras que intenta recordar el movimiento que le acaban de enseñar.
Shingo: ¡Muy bien! ¡Vamos a dominar el movimiento Wild Chew!

Aquellos dos estudiantes no tenían nada en común salvo ser parte de la misma escuela, siendo uno de grado superior y el otro de un grado inferior. Pero un día, hace dos meses, el joven Shingo Yabuki apareció de repente ante Kyo.
Shingo: ¿Usted es Kyo Kusanagi, ¿verdad?
Kyo: Sí, soy yo, ¿quién demonios eres tú?
Shingo: Soy Shingo Yabuki de la clase de segundo año. ¡Kyo Kusanag! ¡Por favor, enséñame sus movimientos! ¡Se lo ruego!
Kyo: ¿Qué dijiste?
Esa fue la primera conversación de Kyo con Shingo. Parece que Shingo lo vio en el torneo KOF 96 y se convirtió en su fanático instantáneamente. En un primer momento Kyo lo mandó a volar, pero Shingo posteriormente terminó agotando su paciencia y accedió a enseñarle sus movimientos. A pesar de sus instrucciones, Shingo no es un descendiente del clan Kusanagi, por lo que solo puede imitar los golpes del movimiento Wild Chew que prendió aquel día. A pesar de ello, Kyo continúa enseñándole al dedicado Shingo, pero principalmente lo hace por la comida gratis.
Shingo: (De esta manera, y ahora de esa manera…)
Desde que ha utilizado ese método de combate, parece que se ha acostumbrado a él y a pesar de que sólo ve un movimiento a la vez, él domina sus acciones inmediatamente.
Shingo: (OK, creo que ya lo tengo dominado… ¿esto es todo, verdad?)
Shingo reajusta su postura, centra su mente y da rienda suelta a sus golpes con todas sus fuerzas.
Shingo: "Oye amigo, ¿¡dónde está su defensa ahora!?”
Cualquier espectador asumiría que aquel era solo otro golpe común. Bing-bong, bing-bong, bing-bong, bing-bong. Las campanas de la escuela que marcaban el final de la hora del receso para el almuerzo sonaban a través del patio de la escuela. Los estudiantes que estaban fuera regresaban de nuevo a la escuela desde todas las direcciones.
Shingo: (Bueno, supongo que será mejor que vuelva).

Después del colegio. El tiempo ha dado un giro repentino hacia lo peor, y la llovizna de la tarde ahora es un torrente constante. Los estudiantes reaccionan a la lluvia de diversas maneras: algunos abren sus paraguas y los colocan en sus cabezas, otros corren a casa para pronto cubrirse y otros esperan alrededor de la entrada esperando a que la lluvia terminé.
Shingo: “Oye amigo, ¿¡dónde está su defensa ahora!?
Mientras que la lluvia cae, Shingo trabaja en los movimientos que aprendió de Kyo donde siempre lo hace, en el cuadrilátero. Practicando en el desértico patio después de la escuela se ha convertido en parte de su régimen diario y repasa a través de cada movimiento que ha aprendido hasta llegar al más reciente, el Wild Chew, y lo hace todos los días sin importar el tiempo. Sin embargo, ya comienza a tener la vaga idea de que hay límites en la práctica.
Shingo: Huff, puf, puf… todavía no lo tengo…
Tomando un pequeño descanso, Shingo se deja caer en el suelo empapado. Piensa en las dudas que ha tenido desde el mediodía y contempla su futuro entrenamiento: The King of Fighters. Debido a que vio KOF por televisión el verano pasado, Shingo es quien es hoy en día gracias a ese torneo, y está buscando el camino para ser tan fuerte como su héroe, Kyo, y otro torneo está por llegar este verano.
Shingo: (Entrar a The
King of Fighters… ¿Pero puedo hacerlo? ¿Yo?)
Unos meses antes, él no habría imaginado levantar sus puños contra otro ser humano. No fue eso por lo que emprendió este camino. Pero ahora las cosas eran diferentes.
Shingo: (¡Quiero entrar y ser como el Sr. Kusanagi!)
La angustia recorre su mente, y luego, como si estuviera inspirado, lo compensa con sus pensamientos.
Shingo: (Eso es, ¡lo peor que puedo hacer es perder!)
Shingo rápidamente se pone de pie, se alienta a sí mismo y reanuda su práctica. Más tarde, Shingo pasa las preliminares individuales de The King Of Fighters sin ningún problema y ​​pasa a la final.





Más historias de KOF 97:





KOF UNIVERSE ES EL PRIMER SITIO EN OFRECER ESTE MATERIAL EN ESPAÑOL.
Si deseas utilizarlo, por favor coloca los créditos correspondientes en tu sitio web.

Todas las historias  han sido escritas y traducidas por Emiru en exclusiva para este blog.
KOF UNIVERSE. CREANDO, INNOVANDO.




Con tecnología de Blogger.