Header Ads

Seth | KOF MI2

La anfitriona de una fiesta para filántropos en una mansión al aire libre se dirige a Seth.
“Y a qué te dedicas?”.
Seth reflexiona antes de contestar.
“Para que lo entienda, soy como un defensor de la ley”.
“Vaya, que interesante”.
Tomando a broma la respuesta de Seth, la dama comienza a reírse abiertamente. Seth trabaja por el bien de la sociedad. Su presencia esta noche no es casualidad.
El marido de la vieja dama es un capo de la droga que lidera a los insurgentes del sureste de Asia. Su mujer no tiene ni idea. Si supiera que casi todo el capital que ha invertido en la filantropía proviene de la amapola, no actuaría con tanta inocencia.
Mientras charla con la dama, Seth levanta el dedo en el que lleva el anillo con cámara para reunir pruebas contra su marido.
Si lograba enviar a las autoridades todas las pruebas de la fiesta, no vovlería a ver el cabello de su marido. Seth sacude la cabeza levemente, presionándose las sienes.
“Creo que he bebido un poco de más”.
No le dolía la cabeza, sino la conciencia, viendo cómo se dejaba engañar esa mujer.
“Oh, pobrecito”.
“¿Me disculpa? Voya tomar un poco de aire a ver si se me despeja la cabeza”.
“Adelante, la noche es joven después de todo”.
“Volveré enseguida”.
Con una reverencia se despide de su crédula informadora y del resto de invitados y se dirige a las inmediaciones del estanque.
“¿Quiere un vaso de agua fría, señor?”.
Un camarero alto equipado con una bandeja se le acerca de camino al estanque. Seth, vigilando detrás suyo, le echa una mirada.
Un instante después ambos se hacen una estudiada reverencia.
“Gracias”.
Tras beberse de un trago el agua, Seth se quita el anillo, lo deja en el vaso vació y lo devuelve a la bandeja.
“Una cosa más”.
“Dígame, señor”.
“Por favor, dígale a la señora que me siento indispuesto y me he ido a casa y que sabré compensarla por mi falta de cortesía.
“Así lo haré”.
El camarero se inclina ante Seth, que se marcha y presenta sus disculpas ante la señora.
“Misión cumplida… supongo”.
No cabe duda de que ese jardín, lleno de personalidades del mundo de la política y de las finanzas, estará a rebosar de policía mañana a mediodía, y entre ellos estará el camarero con su placa cosida en el uniforme, y la señora del vestido caro mirará boquiabierta como se llevan a su marido.
“Disculpe señora. Este es el precio de la justicia social”.
Seth se arranca el pañuelo y se echa la chaqueta del esmoquin al hombro, mirando con tristeza hacia la puerta decorada.
Lo que había hecho a Seth acercarse al poderoso jefe de South Town, Fate, era la necesidad de contactar con Addes, que dirigía Mephistopheles. No tenían establecido ningún contrato, pero ambos habían llegado a cierto entendimiento.
Seth proporcionaría a Fate información sobre Mephistopheles totalmente inaccesible para él y Fate le complicaría las cosas a Mephistopheles a cambio.
El objetivo de Fate era acabar con Mephistopheles y su jefe, Duke, en South Town, mientras Seth trataba de conducir el sindicato a su destrucción y, de paso, acabar con los peces gordos de Addes.
Ambos formalizaron una relación calculada, usando y dejándose usar por el otro, que funcionó, al menos hasta cierto punto. Su único fallo de cálculo fue el asesinato de Fate antes de que Seth lograra su objetivo.
Después de la fiesta, Seth había vuelto a su oficina alentado por la brisa de la tarde y se había encontrado un sobre blanco esperándole sobre la mesa de cristal.
Seth dejó escapar un amargo suspiro al observar la carta con el sello de guadañas y alas de ave de rapiña. Como no es la primera vez que le invitan a KOF, Seth supone que Addes lo organiza y decide aceptar esta oportunidad.
Pero puede que esos gemelos hayan decidido lo mismo Alba y Siree Meira, criados por Fate como hijos propios, ya se han cruzaron en su camino.
Seth lanza la chaqueta del esmoquin y cae al sofá.
“Un profesional no deja que los sentimientos se interpongan”.
Pero esta convicción no le ayuda a acostumbrarse a la mirada vengativa de los gemelos. Abe que Alba y Soiree creen que Seth utilizó a Fate como señuelo, dejándole tirado cuando ya no le servía para nada.
Eso es falso, claro está, pero Seth comprende a Alba; es muy joven para la verdad.
“Sé que siempre irán por mí por dejar morir así a Fate pero…”.
Toma la botella de bourbon de la mesa, echa un buen trago y deja escapar un profundo suspiro. Mira hacia el oscuro techo y empieza a murmurar. Querría arreglar las cosas con esos dos gemelos… pero no encuentra solución.
No era la primera vez que Seth tenía que sacrificarse por el bien de la misión. Aun así, nunca conseguía quitarse el sabor amargo. Y es más, esta vez se había sacrificado la vida de alguien más. Una persona había muerto para salvar la vida de muchos.
No había sido en vano, pero sofismos como ese no funcionaban mucho para la familia del fallecido.




Más personajes de KOF MI2:



Hanzo Hattori  |  Hyena  |  Iori Yagami  |  Jivatma  | K’  |  Kim Kaphwan








Con tecnología de Blogger.