Header Ads

Yuri Sakazaki | KOF MI2

“Ryo, Yuri”.
Hoy Takuma Sakazaki, creador del karate kyokugen, sale de su habitación con un bonito atuendo deportivo para reunirse con sus hijos, aun sudando después de la mañana de entrenamiento en el dojo.
Han pasado dos semanas desde que las invitaciones de Yuri y Ryo informándoles del próximo torneo The King Of Fighters llegaron al dojo.
Yuri y Ryo tienen pensando partir al lugar de celebración de sus primeros combates mañana por la mañana, pero antes, Yuri se reúne con su hermano y ambos se resignan a que su padre les imparta una aburrida lección sobre la postura o algo así como maestro en artes marciales.
“Mephistopheles destruido, la ciudad sigue incomoda”.
Junto a Takuma, arrodillado sobre el suelo entarimado de espaldas a la alcoba, hay un periódico de South Town que relata los dramáticos combates entre bandas.
“En tiempos de confusión como estos, el verdadero calor del kyokugen se pondrá sin duda en entredicho”.
Desde que se disolvió Mephistopheles, que al parecer se había hecho con el control del hampa de South Town, el grado de confusión de la ciudad parece haber aumentado. Los diversos sindicatos bajo el dominio de Mephistopheles, una vez liberadas, habían iniciado una serie de perversas batallas por el control de South Town después de Mephistopheles.
Como resultado, cada vez había más gente interesada en aprender artes marciales. La Policía, corrompida por Mephistopheles, noes de confianza.
Así, en mitad de tanta violencia, uno solo puede recurrir a protegerse… y los ciudadanos que sienten la necesidad de protegerse no paran de aumentar.
De hecho, han empezado a aparecer en el periódico local anuncios buscando estudiantes para gimnasios y dojos. Sin embargo, ninguno ofrece clases de karate kyokugen.
Ignorando la orgullosa charla de su padre, Yuri le susurra al oído a Ryo:
“Lo que dice es totalmente cierto, admirable, pero papá es un poquito terco, ¿no te parece?”.
Ryo contesta con un suspiro:
“Sí, podríamos decir que papá es fuerte y silencioso, un tanto anacrónico, pero odia los anuncios y las estrategias de promoción sensatas, ¿no?”.
Para aquellos que hayan vivido en South Town algún tiempo, no hay necesidad de darles a conocer el karate kyokugen; todo el mundo conoce bien su potencial.
Con figuras tan destacadas en el bajo mundo como Mr. Big y Geese Howard, la fuerza del kyokugen ha dado pruebas innumerables veces de cuál es la modalidad de karate definitiva… pero, a pesar de su espectacular fama, la gestión del dojo de kyokugen no es un camino de rosas.
Dada la idea de Takuma de que las artes marciales están por encima de la ostentación, se negó a poner anuncios como el del resto de los dojos y, como resultado, ha llegado un punto en el que es difícil conseguir candidatos.
Y no solo es: muchos recién llegados abandonan por la dureza del entrenamiento, y todo por culpa de la falta de tacto de Takuma.
“¿Me están prestando atención?”.
Takuma lanza una penetrante mirada de desprecio hacia Yuri y Ryo.
“Pues claro”.
“Entienden, ¿verdad?”.
Ambos asienten con rotundidad, fingiendo saber perfectamente de que ha estado hablando.
“Yo lo he entendido todo, en serio. ¿Tú no, Ryo?”.
“Sí, en cualquier caso, lo que hay que hacer es ganar el torneo esta vez, ¿no?”.
“Eso es. Ahí es donde quería llegar…”.
“No tienes que hacernos un gráfico papá”.
Cuando Ryo levanta una mano para interrumpir a Takuma, su padre se la agarra y sonríe abiertamente”.
“Voy a convertir estos puños en el ejemplo de la fuerza del karate kyokugen”.
“Ryo y yo conquistaremos el mundo con el poder del kyokugen, y te dejaremos a ti dirigir el dojo, papá”.
Al oír las palabras de su hermano mayor, Yuri adopta una pose de victoria y guiña el ojo”.
“Ehmm…”.
Asombrado por sus dos hijos que parecen haberle quitado las palabras de la boca, Takuma adopta una expresión austera y simplemente asiente, sin más.
“Que tonto eres, papá”.
Ryo, al salir del dojo, suspira profundamente y aprieta los puños.
“Papá vive en la prehistoria, ¿pero creer que deberías decírselo, Ryo?”.
“¿Eh? ¿A que viene eso ahora?”.
“Bueno, ya sabes…”.
En opinión de Yuri, Ryo tiene aún menos tacto que su padre. Tener poco tacto se le queda corto, pero la verdad es que no sabe comportarse debidamente. En eso Ryo ha salido a su padre.
“Pues sí, soy así, no creo que tenga mucha idea de cómo hay que comportarse”.
Ryo, después del regaño de Yuri, sonríe resignado y se rasca la cabeza.
“Pero papá se esfuerza mucho, ¿no crees?”.
“Sí, supongo que sí”.
En cualquier caso, viendo la destreza en combate de sus dos hijos y cómo crecen con ansias de luchar. Takuma debe de pensar lo bien que le vendría gente con esa condición en el dojo. No quiere alumnos son estas cualidades.
Aunque tiene ideas de maestro en artes marciales, como jefe del dojo es un auténtico fracaso.
“Lo cierto es que no odio a papá por su forma de pensar, gracias a él, yo también he sacado provecho”.
“¿Eh? ¿Dices algo, Yuri?”.
“No, estaba divagando”.
Y dejando a Ryo con cara de póquer, Yuri vuelve rápidamente a su habitación.
Hasta ahora, Yuri ha vivido bajo la protección de Ryo. Desde que volvió su padre, ha aprendido karate de él y ha descubierto un nuevo potencial en su interior.
A partir de ahora, quiere dedicarse a compensar un poco a su padre y a su hermano.
“No tienen contacto entre los dos. Me tengo que ocupar yo de que se involucren un poco entre ustedes”.
El torneo que hay próximamente va a ser un combate épico en varios lugares del mundo. Mientras Yuri hace su equipaje, piensa secretamente en su importante cometido.




Más personajes de KOF MI2:



Hanzo Hattori  |  Hyena  |  Iori Yagami  |  Jivatma  | K’  |  Kim Kaphwan








Con tecnología de Blogger.