Header Ads

Ikari team | KOF 97

Integrantes:
Leona Heidern | Ralf Jones | Clarl Still


Un campo de batalla en uno de los sitios más peligrosos del mundo. Ralf, Clark, y Leona se encuentran en medio de una misión.
Ralf: ¿Qué tan lejos estamos de nuestro destino?
Clark: Treinta segundos.
Ralf: ¿Dónde está Leona? ¿Cree que va a ser capaz de llegar al punto de reunión sin nosotros?
Clark: Supongo. ¿Qué es lo que te preocupa?
Ralf: Uh, nada. Nada en absoluto.
Leona llega al destino antes que sus compañeros. Da un vistazo a los alrededores.
Leona: ¡…!
Ella ve a un joven que yace cerca de un casa derrumbada.
Leona: ¿Todavía hay personas aquí?
Ella corre hacia él y lo levanta.
Leona: Hey, despierta.
El niño jadeante abre los ojos. Al ver a Leona, una mirada de miedo se apodera de él.
Chico: N-no… ¡Por favor no me mates!
Leona: ...
De repente, Leona pierde contacto con la realidad. La voz del muchacho hace eco en su cabeza.

“Por favor no me mates… ¡no me mates!”
El tono de la voz del niño ha cambiado claramente. Leona lucha por recuperar la lucidez.
Leona: ¿Matar? ¿Quién…? ¿Matar a quién…?
Ella sale de su trance. Pero lo que ahora ve es una escena completamente distinta a lo que recuerda. Junto con eso, la forma de aquella voz se vuelve distinta.

“No me… mates… Leona”
La figura de una joven cubierta de sangre se impregna en la retina de Leona.
Leona: ¡Mamá! ¿¡Por qué!?
Una sensación desagradable se muestra alrededor de sus pies. Esa sensación poco a poco comienza a crecer.
Leona: ¡Papá!
El padre de Leona se aferra a sus pies. Abre la boca como si tratara de decir algo.
Leona: ¡No, eso no!
De repente, algo la sujeta por los hombros. Ella mira hacia atrás y observa a Goenitz de pie.
Goenitz: Ahora… alivia el dolor de tu padre justo como lo hiciste con tu madre…
Leona: No, no era yo…
Goenitz: Fuiste tú, tú la mataste.
Leona: N-n… ¡ohhhh!
Leona siente la sangre cubriendo sus manos.
Goenitz: Sí, ¡así es! Mira de cerca. ¡Mira tus propias manos!
Leona mira sus manos. Ambas están bañadas en sangre. Ella puede ver la figura de su padre que ha inhalado su último aliento.
Leona: Ah… Aaaaaah…

Ralf y Clark han llegado al punto de reunión. Ven a Leona que se encuentra inmóvil.
Ralf: ¿Qué cree que hace exponiéndose de esa manera?
Clark: ¡Ralf, cuidado!
El sonido de la artillería comienza a escucharse detrás de ellos dos.
Ralf: ¡Oh, no! ¡Sal de ahí, Leona!
Leona permanece inmóvil. Ralf y Clark se dirigen rápidamente a ella.
Ralf: ¡Sal de ahí, Leona! Leonaaaaaa!
De repente Leona vuelve a sus sentidos. La visión del campo de batalla parpadea ante ella. El sonido de la artillería se aproxima.
Leona: ¡…!
Ralf: ¡Leonaaaaaaa!
Leona puede ver a Ralf corriendo hacia ella. Una vez más, la mente de Leona se queda en blanco. El sonido de las explosiones hace eco en su cabeza…

La oficina de Heidern. Heidern toma un vistazo hacia afuera por una de las ventanas. Ralf tiene la palabra. Sus manos están envueltos en vendas.
Heidern: Así que, ¿qué es lo que tienes que decirme?
Ralf: Quiero que me diga exactamente qué es lo que va a pasar por el fracaso de nuestra misión.
Heidern gira a su alrededor para colocarse frente a Ralf,, que está detrás de él.
Heidern: ¿El fracaso de su misión? Por supuesto, hubo un accidente. Pero se cumplió el objetivo.
Ralf: No, eso es sólo un producto de nuestros esfuerzos, pero en realidad hemos fallado: no hemos podido salvar a los sobrevivientes. Fallamos como profesionales.
Heidern: Eres muy duro contigo mismo. Los cuerpos de los sobrevivientes de los que hablas todavía están en algún paradero desconocido. Nuestras investigaciones no revelaron ningún cuerpo. Leona fue la única que confirmó la presencia de algún sobreviviente en ese momento, y en lo que respecta a Leona, eso es todo, ¿verdad? Entonces, ¿qué más quieres?
Ralf: Por el momento quiero que me retire del servicio activo.
Heidern: ¿Me está diciendo que te suspenda?
Ralf: Si esa es la forma en que desea interpretarlo, es lo que le pido que haga conmigo.
Heidern: Muy bien, pero hay una condición. Si voy a suspenderte, debo suspender a todo el equipo. Si estás de acuerdo con eso, accederé a sus demandas.
Ralf: ¿Está pidiendo que nuestra responsabilidad sea colectiva?
Heidern: Eso es lo que estoy diciendo. Te informaré del período de suspensión posteriormente. Eso es todo.
Ralf: ¡Señor! ¡Sí, señor! ¡Gracias, señor!
Ralf se despide. Heidern, con calma, se reclina en su silla.
Heidern: Ocultas tus intenciones a un superior y tomas una actitud insolente. ¿De verdad piensa que no entiendo lo que estás haciendo?
Heidern toma un sobre del cajón de su escritorio.
Heidern: The King Of Fighters, hmm.

Ralf se dirige a la sala de reuniones. Clark aparece en la esquina.
Clark: Entonces, ¿cómo te fue?
Ralf comienza a quitarse las vendas.
Ralf: Mordió el anzuelo.
Clark: ¿En serio? ¿Pero crees que realmente lo creyó? ¿Qué vamos a lograr entrando a KOF durante nuestra suspensión?
Ralf: Piense en ello como la rehabilitación.
Clark: ¿Rehabilitación? ¿De Leona? Ralf, ¿estás usted dispuesto a ir al torneo solo por ella?
Ralf: No me malinterpretes. Si ella sigue de esa manera, solo me sentiré inútil. No formaré parte de eso. De ninguna manera.
Clark: ¿Eso es todo lo que te preocupa?
Ralf: Sí, ¿y?
Clark no puede dejar de sonreír.
Clark: Hey, no tengo problema con eso.

La sala de reuniones. Leona espera a los dos. Poco después, ellos entran.
Ralf: Nuestro castigo se ha decidido. Todos nosotros hemos sido suspendidos.
Leona: ¿De verdad?
Ralf: Pero no vamos a estar inactivos durante este tiempo. Nuestra" misión "durante la suspensión ya ha sido determinada.
Leona: ¿Qué vamos a hacer?
Clark: Vamos a entrar a The King Of Fighters.
Leona: ¿…?
Ralf: No podemos permitirnos estar fuera de forma. Clark, muéstrale los archivos.
Clark le entrega a Leona archivos de la misión que tuvieron, junto con la invitación al torneo.
Ralf: Parece que todos los participantes han sido seleccionados. No estamos en la lista, pero nos dieron una invitación genuina.
Leona observa el material. Su mirada se congela al observar la figura de un niño desconocido.
Leona: ¿Quién es este muchacho?
Clark: Oh, una nueva cara. Es joven, pero es un chico duro. ¿Te resulta familiar?
El chico le trae recuerdos del campo de batalla.
Leona: No realmente.
Ralf: No tenemos mucho tiempo hasta que comience el torneo. Debemos salir tan pronto como sea posible. ¿Alguna queja?
Clark: Entendido.
Ralf da un vistazo a Leona que parece tener la mirada perdida.
Ralf: Leona, ¿está todo bien contigo?
Leona: Entendido.
Leona responde como si nada le estuviera molestando. Ralf intercambia miradas con Clark y ambos se encogen de hombros. Leona vuelve retomar su mirada perdida.





Más historias de KOF 97:




KOF UNIVERSE ES EL PRIMER SITIO EN OFRECER ESTE MATERIAL EN ESPAÑOL.
Si deseas utilizarlo, por favor coloca los créditos correspondientes en tu sitio web.

Todas las historias  han sido escritas y traducidas por Emiru en exclusiva para este blog.
KOF UNIVERSE. CREANDO, INNOVANDO.




Con tecnología de Blogger.