Header Ads

High School Girls team | KOF 03

Integrantes:
Athena Asamiya | Hinako Shijou | Malin


Es temprano en la tarde de un día laboral y hay asientos vacíos en el vagón de primera clase en el tren bala.
Athena Asamiya está sentada en un asiento junto a la ventana, dirigiéndose a su próximo concierto en Fukuoka. Su gerente se reunirá con ella en Hakodate. Ahora, viaja sola.
El tren se detiene y llega a una parada.
“Kyoto, esta parada es Kyoto”.
El anuncio se hace eco.
Cuando la puerta se abre, un rostro familiar sonríe en dirección a Athena.
“Hace tiempo que no te veo, Athena”.
La atractiva rubia está vestida con elegante uniforme de escuela secundaria. Ella es Hinako Shijo, de descendencia rusa e hija de una familia modelo de clase alta.
“Entonces, Hinako, ¿cómo has estado? Perdóname por llamarte aquí”.
“Oh, no es ninguna molestia. Es una suerte que nuestra familia tenga villas en Kioto y Kobe”.
Sin darle responder a su comentario descaradamente burgués, Hinako empuja la mochila que había atado a sus hombros en el portaequipaje de arriba.
CREEEEAK.
El portaequipaje suena siniestramente. La mochila está cargada con pesos de diez kilogramos o más. A juzgar por el gemido del estante, Hinako está arrastrando más peso que de costumbre.
Apariencia, porte, palabra y hechos, es todo lo que Hinako representa, pero debido a que su sueño está comenzando en un equipo de sumo en una escuela para chicas, uno no puede resistirse a pensar que esta joven a sido educada de forma distinta.
Mientras tanto, Hinako se sienta junto a Athena. Lo primero que dice es:
“Por favor acepte mis condolencias”.
Una mirada más cercana revela que Hinako lleva conscientemente un símbolo de luto en su uniforme. Athena, que está obligada en su línea de trabajo como ídolo pop a permanecer imperturbable por ante todas las cosas, se muestra nerviosa por esa situación.
“¿Tus… condolencias?”.
Aturdida, Athena toma de manera vacilante el regalo de condolencias que Hinako le extiende.
“El maestro Chin, ¿no? ¿Qué edad tenía?”.
“No, el maestro todavía está en forma como un violín, es una manera de decirlo”.
“Athena, sé que estar en negación es parte del proceso de duelo, pero si no aceptas la realidad…”.
“Uh, no sé en que estés pensando, pero el Maestro está bien, todavía bebe un galón de alcohol al día, duerme, entrena a Kensou y vigila a Bao”.
“Oh, de verdad, lo siento, asumí que la razón por la que me pediste que me uniera a ti en KOF tenía que ser porque el maestro había muerto y necesitabas un miembro más del equipo”.
“No, no es eso en absoluto. De todos modos, déjame devolverte esto”.
Athena intenta devolver el regalo de condolencias a Hinako.
“Ah, por favor, guárdelo, siempre puedes tenerlo contigo hasta que la necesites de nuevo”.
(¿Hasta que lo necesite de nuevo?).
No hay malicia en las palabras de Hinako, Athena entiende eso pero…
“Vaya, ¿entonces Kensou no va a entrar al torneo esta vez?”.
“Así es, tiene muchas otras cosas pendientes”.
Athena baja la mirada. Sí, esta vez las cosas eran diferentes.
“Entonces, ¿quién será nuestro otro miembro? Creo que Chang Koehan sería una opción excelente.
“No estoy muy segura de él”.
“Ah, probablemente tienes razón, no puede manejar el estilo mariposa de un luchador de sumo, ¿verdad?
“U-uh, tienes razón en eso. ¿Tienes a alguien más en mente?”.
“Hmm. No puedo encontrar a nadie que sea adecuado para el sumo, aunque…”.
“Eso está bien, no tiene que ser un luchador de sumo”.
Athena no podía decir que preferiría a alguien que no fuera un peleador de sumo.
Por supuesto que Athena también ha considerado potenciales compañeros de equipo, pero…
“Oye, eres Athena Asamiya, ¿no?”.
Oh, ¿quieres un autógrafo, cierto ?, Dame un segundo, mi pluma…
“No, no es eso, vas a entrar a KOF, ¿no?”.
Athena y Hinako parpadean y hacen una doble toma en su nueva conocida.
Ella es una adolescente bastante valiente, un poco más baja que Hinako. Su rostro y su actitud parecen felinos. Lleva una minifalda, una chaqueta y un montón de calcetas. En resumen, es una típica estudiante de secundaria japonesa.
“Sí voy a participar pero… ¿por qué te preocupa eso?”.
“A tu equipo le falta un integrante, ¿verdad?”.
La chica se sienta junto a Hinako.
“Uh, supongo sí”.
“Hmm. Supongo que la información de nuestra organización a veces es útil después de todo”.
“¿Disculpa?”.
“Oh, nada, por cierto, ¿me tomarían en cuenta para entrar en su equipo?”.
“¿Tú?”.
“Oh, lo siento, permítame presentarme. Mi nombre es ‘Malin’”.
“Así que tu nombre es Malin, soy Hinako Shijo, es un nombre inusual el tuyo. Tu nombre de familia es ‘Ma’ y tu nombre es ‘Lin’, ¿qué carácter chino usas? Para ‘Ma’ tal vez el personaje de la magia o es el ‘ma’ para ‘manuke’, tú sabes, la palabra que signifca ‘estúpido’”.
“…”.
“U-Uh, no dejes que te ofenda. Hinako no quiso decir nada malo por eso. Las palabras fluyen de ella como… bueno, no hay necesidad de molestarse”.
“No, el nombre es solo una palabra, ‘Malin’. ¿Me van a incluir en su equipo o no? Me voy a Osaka, así que tienen que decidir rápido”.
Y como si se tratara de una señal, el anuncio se escucha en todo el tren: “Shin-Osaka, pronto nos detendremos en Shin-Osaka”.
El momento de la decisión llega al instante, pero no hay necesidad de reflexionar sobre una respuesta.
“Apreciamos la oferta, pero no”.
“¿Por qué? ¡¿Por qué?!”.
“El torneo de KOF es la cúspide de los torneos de combate. Aunque lo digo yo, Hinako y yo somos peleadoras excepcionales. Aprecio tu intención, pero…”.
“¿Dudas de mis habilidades?”.
“Ni siquiera conozco tus habilidades, ¡nos acabamos de conocer!”.
“No necesitas ser tan dura, ¡me voy de aquí!”.
El tren se detiene en la plataforma de la estación Shin-Osaka.
Malin se para con una sacudida como si le hubiera dado una patada en el asiento y sale abruptamente.
“Athena, ¿estás segura de que tomaste la decisión correcta?”.
“Sí, no tuve elección, este no es un evento deportivo de la escuela secundaria”.
BAM. BAM.
Apareciendo de la nada, Malin está ahora afuera, golpeando una ventana del tren de bala.
En sus manos lleva dos guantes de diferentes colores que revolotean en la brisa.
“Hey, esos son…”.
Entradas en pánico, Athena y Hinako llevan sus manos a su cabello.
Los listones que ataban el largo cabello rubio de Hinako y el usado para atar el cabello de Athena para ocultar su identidad han desapaecido.
(¿Cuándo?).
Athena salta de su asiento. Parece que tiene intención de alcanzar a Malin.
Al mismo tiempo, el tren bala ha salido de la plataforma.
El tren comienza a acelerar.
Malin retrocede lentamente sonriendo de oreja a oreja mientras agita sus “trofeos” en el aire.
“Oh, rayos, ¿cómo pude ser tan estúpida?”.
Hinako consuela a Atenea, que está en su asiento.
Todavía podemos encontrar a otro miembro para el equipo.
“Pero… ¿Huh?, ¡Hinako, debajo de tu listón!”.
Un pequeño trozo de papel está sujeto bajo lo que queda del listón de Hinako.
Athena rápidamente quita el papel y observa su contenido.
Si cambias de opinión, llámame. Malin, 090-XXXX-XXXX.

Después de leer la nota, Hinako y Athena presionan sus caras a la ventana del tren como si buscaran a Malin.
La vista desde la ventana ya no es la de la plataforma, sino la de los edificios y las calles del lado norte de Osaka.
Sin embargo, las dos sienten como si pudieran ver a Malin en el paisaje que fluye y siguen mirando por la ventana durante algún tiempo.




Más historias de KOF 03:







Con tecnología de Blogger.