Header Ads

Benimaru team | KOF 03

Integrantes:
Benimaru Nikaido | Shingo Yabuki | Goro Daimon


"Hola, estoy hablando con Goro Daimon, ¿cierto? Esta es la policía y…”.
Contratado por su alma mater como un instructor especial, Daimon no tiene más remedio que cancelar la práctica con esta súbita convocatoria y correr a la comisaría. Se contacta con Benimaru Nikaido que está en camino a la estación por razones propias.
“Oye Daimon, cuéntame qué diablos está pasando aquí. ¿Oíste que Shingo ha estado bajo custodia?”.
"Sí. Eso es correcto."
"¿Qué hizo ese payaso esta vez?"
Sin llegar a ninguna respuesta definitiva a la pregunta de Benimaru, los dos llegan a la comisaría.
De inmediato son conducidos a una habitación en el fondo de la estación y allí encuentra a Shingo Yabuki, quien, incluso ahora, parece como si estuviera a punto de echarse a llorar.
"¡Daimon y Benimaru, no he hecho nada! ¡Tienen que creerme!".
"Siento hacerlo pasar por este alboroto, señor Daimon, este tipo me gritaba que te hiciera venir aquí".
El oficial a cargo y Daimon parecen haberse conocido antes. Daimon fue instructor especial de judo en la academia de policía, por lo que estaban bien conectados. Pero quien expone a Shingo es Benimaru.
"Entonces, ¿por qué llamaste a Daimon?" Llamar a tu mamá y papá habría sido más apropiado, ¿no crees?”.
¡Si mis padres supieran de esto no me dejarían participar en KOF este año!”.
“Así que, ¿qué fue lo que hizo? ¿Aasesinato, robo a mano armada?”.
Benimaru sigue metiendo a Shingo en aprietos. Esa broma se debe al hecho de que él sabe que Shingo es inocente, pero naturalmente, nadie encuentra sus acciones como algo gracioso.
Está aquí por intento de incendio.
El policía responde a la pregunta de Benimaru. Cualquier gesto de diversión en las caras de Benimaru y Daimon posteriormente desaparece.
"¡Le estoy diciendo que todo es un gran malentendido!".
“¡Te he quitado a los derechos, punk! ¡Te vi con mis ojos frente a una casa en las primeras horas de la noche y te oí decir cosas como: ‘esta vez voy a hacer fuego’, ‘tengo una pequeña llama’ y ‘el golpe de gracia: -burn baby, burn!-‘".
El oficial de policía golpea con una mano sobre la mesa. Daimon y Benimaru se miran el uno al otro y luego miran al techo como si dijeran: "Por dios".
(Así que de eso se trata todo esto).
Los dos conocen bien a Shingo. En mayor parte están seguros de que es incapaz de un acto criminal y las diversas malas premoniciones que tenían en el camino a la estación a pesar de eso se han desvanecido. Están seguros de que sus temores eran infundados y ahora están aliviados ... y un poco molestos.
"Parece que todo esto ha sido un gran malentendido, Daimon y yo podemos dar fe del personaje de este tipo, ¿no es así, Daimon?".
"Sí. Eso es correcto."
"Bueno, si Daimon lo dice…”.
Sin embargo, el oficial de policía evidentemente insatisfecho. libera a Shingo.
Los tres salen juntos desde la entrada principal de la comisaría. Pero Shingo toma la retaguardia, moviéndose detrás de ellos como si intentara no pisar sus sombras. Y después de un breve momento…
"Uh, discúlpenme. ¡Lo siento por hacer una molestia de mi misma!".
Benimaru golpea la parte de atrás de la cabeza del Shingo que está inclinado.
“Sé que probablemente te estás dando un curso intensivo en las artes de lucha Kusanagi, pero incluso sospecharía que alguien que hablaba de fuego y llamas delante de las casas en medio de la noche, debía ser un pirómano”.
"Sí. Eso es correcto."
"Lo siento, sólo me dejé llevar. Sólo sé que he hecho algo de fuego”.
"Tenía que ser electricidad estática o algo así, si no, era una alucinación. Una al-lu-ci-na ci-ón”.
"Hmm, supongo que sí.
Benimaru y Daimon ignoran los balbuceos de Shingo y regresan a la universidad.
Los dos pasan al tema de unirse al próximo torneo KOF.
Sí, los dos pretenden unirse a la competencia una vez más este año.
Mientras que Shingo toma los restos de la conversación, Daimon discute cómo él desea ver los resultados de su entrenamiento. Benimaru habla de querer ver de qué está hecho, y otra razón es que parece que uno de los nuevos concursantes les ha llamado la atención. Cuando se trata de algo serio, el nivel de la voz de Benimaru disminuye, pero Shingo puede distinguir palabras como Lin, Hizoku y Seth.
Con la cabeza inclinada, Shingo sigue detrás de los dos.
La casa de Shingo, por supuesto, está en la dirección opuesta.
"Hey, uh, Shingo”.
Benimaru gira para mirar detrás de él.
"¿S-Sí?".
“¿No te parece que estés vapuleando?”.
"Sí. Eso es correcto”.
“¿En verdad?”.
“Sí, soportas las burlas de Kyo, soportas alegremente su intimidación y felizmente obedeces sus órdenes. Eres un tipo que se precipita donde los ángeles temen pisar con resistencia”.
"Sí. Eso es correcto”.
“¿Se supone que es un cumplido?”.
"Lo que sea, deja eso porque para el próximo KOF, Daimon, tú y yo seremos un equipo".
“¿Vas a dejarme unirme a tu equipo?”.
“¿Por qué? ¿Tienes un problema con eso?”.
"Pero ¿qué pasa con Kusanagi? Pensé que…”.
“ Kyo está viajando al extranjero, no puedo entrar en contacto con él”.
"Sí. Eso es correcto”.
Ciertamente, este parece ser el caso. Después del final del torneo anterior, Shingo se entrenó periódicamente bajo la dirección del padre de Kyo, Saisyu Kusanagi.
El entrenamiento tuvo lugar en un rincón de la casa de Kusanagi, pero durante ese tiempo la figura de Kyo no se veía en ninguna parte.
"Bueno, con un tipo así, él puede estar planeando entrar en el último minuto, pero no podemos permitirnos esperar eso".
Con un chasquido, el cuerpo de Benimaru gira y su puño de repente se queda corto de la cara de Shingo. Shingo mueve su cuerpo unos centímetros para evitar el golpe.
Un pequeño relámpago emana de la mano izquierda de Benimaru y momentáneamente emite una expresión sin miedo. Aunque eclipsado por Kyo y Iori, Benimaru Nikaido es uno de los luchadores más destacados del mundo.
“Bueno, ahora has mejorado, ¿verdad? Has estado recibiendo entrenamiento especial bajo un verdadero entrenador de esclavos".
"U-Uh, sí, bueno ..."
"Felicítate, amigo, cuando te pones triste eso me deprime. Si sigues así haciendo equipo con Daimon, la imagen de nuestro equipo será bastante desagradable".
"Sí, tienes…. eh, ¡espera un minuto!".
"Muy bien.
"Estoy harto de ver que te golpean todo el tiempo, así que concéntrate antes del torneo".
“¿De verdad?”.
"Sí. ¿Qué te parece ir por algo que siempre has querido comer?".
Cuando parece obvio que Benimaru es sincero, Shingo piensa en todo tipo de posibilidades con un brillo en sus ojos.
“Bueno, entonces. ¡Ah! ¡Siempre he querido hacer algo, Benimaru!”.
"¿Qué cosa?".
"¡Tráeme un poco de tiramisú y hazlo rápido!"
Daimon y Benimaru se encogen por un momento que parece una eternidad.
"Oh, sí, comete esto:
Heaven Blast Flash!".
"¡Hee-gyaaah!".
Sufriendo una descarga eléctrica masiva, Shingo rueda al suelo y gime.
"Ow-oooch. Sabía que era una mala idea no haber dicho, por favor”.
"Uh, pero ahora mismo estoy seguro de que vi llamas estallando… de mis ojos, eso es."
Y desde ese momento la participación de estos tres en KOF fue escrita en piedra.




Más historias de KOF 03:






Con tecnología de Blogger.