Header Ads

Athena Asamiya | KOF MI2

“¡Has estado increíble, Athena!”.
“Gracias a ustedes, chicos”.
“Los has dejado impactados”.
“¡Ha sido alucinante!”.
“¡Gracias!”.
Athena no para de recibir halagos de todo el personal entre bastidores. Han luchado con ella contra viento y mareas, y hoy ven recompensados sus esfuerzos.
“¡Athena, supongo que estarás agotada ahora mismo, pero tiene una entrevista pendiente!”.
“¡De acuerdo, enseguida voy!”.
Responde a su manager asintiendo con reconocimiento y se desliza a su camerino vacío. Athena toma asiento, bebe un poco de agua fría para calmar su garganta y suspira.
Su corazón continúa acelerado por toda la emoción del momento. Como las caras del personal que le ha ido felicitando, su rostro reflejado en el espejo irradia la satisfacción y la euforia de un trabajo bien hecho.
“Por fin ha acabado”.
Antes de comenzar la gira, todo el mundo había protestado por el largo recorrido, y ahora todo acababa en un suspiro.
A medida que el entusiasmo iba evaporándose junto al sudor de su cuerpo, los gritos de fans se perdían en la distancia y un doloroso sentimiento de soledad se apodera de su alma.
Al igual que la última noche de las vacaciones marca el final del sueño veraniego de los niños, Athena no podía evitar sentir una punzada de tristeza similar,
Aunque sabía que habría una nueva gira, y volvería a ver a sus numerosos fans y al personal, la tristeza que acompañaba el final de una gira tan exitosa resultaba especialmente dura.
“Que esto no me huna, mi trabajo aún no ha concluido”.
Dándose cuenta de que los ojos habían comenzado a humedecer mientras se miraba, Athena se seca las lágrimas y se levanta. Tendrá que esperar un poco más para permitirse llorar.
Ahora debe volver a su labor de ídolo de los adolescentes.
“¿Y eso?”.
Tras retocarse ropa y maquillaje en el espejo, ve un ramo negro por el rabillo del ojo. Aunque el camerino está lleno de coloridos ramos, el que más llama su atención es el de rosas negras que hay sobre la mesa.
Le intriga la carta que lo acompaña, así que se ve obligada a investigar.
“¡…!”.
Al tocar el sobre, una siniestra descarga de sensaciones malignas le recorre el cuerpo. La mano se le queda paralizada, y el sudor del cuerpo se le congela.
“¿Q-qué es esto?”.
El sobre que Athena deja caer instintivamente al suelo lleva un grotesco sello de lacre con unas alas y guadañas.
Y solo Athena, dado su origen ultraterrenal, puede percibir la huella de la maldad: una ambición oscura. Nunca ha sentido nada tan maléfico, malvado y despreciable. Con miedo, recoge ese sobre que resulta tan dolorosamente maligno, y lo abre con las manos temblorosas.

The King Of Fighters se celebrará…

“¿Qué hace aquí algo así?”.

Athena echa un vistazo a la breve carta y se da cuenta de que significa un paréntesis temporal a su vida de ídolo.
“¿Athena?”.
La voz de su manager le hace volver a la realidad. Se da la vuelta y le observa a través de la grieta de la puerta, mirando preocupado.
“¿Todo bien, Athena?”.
“Eh, sí. Todo perfecto”.
“No hago más que llamar y no me contestas. Cría que te habías ido o algo. ¿Segura que estás bien?”.
“Eh, perdona. Supongo que me he quedado agotada y algo ida al bajar del escenario”.
Athena responde tímidamente mientras se rasca la cabeza. Su manager, preocupado, se ríe al ver sonreír a Athena:
“Je, je. Parece que en esta gira lo has dado todo. Bueno, dime, ¿quieres descansar algo más antes de la entrevista?”.
“No, estoy bien”.
Mete el sobre en su bolsa de maquillaje, se cepilla el cabello y le regala su mejor sonrisa.
“Seguro que te preguntan cómo te sientes al terminar la gira, tus planes de futuro, etc., pero si te dicen algo de si sales con alguien, ándate con cuidado. No queremos ese tipo de publicidad”.
“Lo sé, lo sé”.
Athena tranquiliza a su manager con unas palmaditas al salir.
“Acabemos con esto. ¡El equipo nos está esperando!”.
A partir de mañana, Athena vuelve a su vida como peleadora, de soldado síquico, pero hoy aún no, queda esta noche.




Más personajes de KOF MI2:



Hanzo Hattori  |  Hyena  |  Iori Yagami  |  Jivatma  | K’  |  Kim Kaphwan










Con tecnología de Blogger.